martes, 29 de septiembre de 2009

Yo me bajo en Atocha





Y llegue el dia con su luz y me alegre yo de verte



Quizás era todo demasiado gris la despedida en Linares-Baeza, una maleta llena de recuerdos de amigos, hasta el cielo parece que se puso de acuerdo y no dejaba pastar sin hacerle una mueca en forma de llovizna a los astados que pastaban libremente por los campos de castilla. Y no solo todo era gris, era además demasiado pausado, demasiado paulatino como la abuela que empezó a enumerarme todos los pueblos que había a la entrada de Madrid, como las tortugas que lentamente se movían por un banco de nenúfares en la frondosa atocha, o como el goteo de los taxistas para recoger a pasajeros. Hasta que un recojo rojo eléctrico recorrió todo mi cuerpo, en forma de vaqueritos y sin duda alguna, en forma de carmín hasta podría afirmar que la castiza Atocha se escandalizó. Ahí fue donde todo se empezó acelerar, la escaleras mecánicas que dan salida principal de esta frondosa estación, los semáforos parecían que tenían prisa por ponerse en verde, las ambulancias llevando en su interior un hilo de vida, las hojas por desprenderse de los árboles. el camarero por ponernos las dos cañas. Conversaciones de sueños por cumplir estaban en el aire ,pero el único viento que me movía era el de desmaquillarte, pero dio igual que la noche se nos echará en Madrid y no pudiéramos terminarla juntos, más que nada, porque tuve el eléctrico azul de tus ojos alumbrándome.

1 comentarios:

javi 30 de septiembre de 2009, 4:39  

picha brava como te va por corfú?¿¿?

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP